El ejercicio no sólo no es perjudicial, sino que le aporta muchos beneficios.

Beneficios de ejercicio físico:

- Ayuda a bajar de peso. Elimina la grasa abdominal, que es catastrófica para el metabolismo.

- Disminuye la tensión arterial y las pulsaciones.

- Disminuye el contenido de colesterol y triglicéridos (grasas) de la sangre.

- Hace que la sangre forme trombos con menos facilidad.

- Mejora el estado de ánimo, disminuye la ansiedad y la tristeza, y ayuda a conciliar el sueño.

- Estimula la formación de arterias alternativas que aseguran el riego al músculo cardíaco en caso de que las arterias con las que nacemos se vayan estrechando poco a poco. A esto lo llamamos los médicos formación de circulación colateral. ¡El ejercicio le puede salvar la vida!.

- Desciende la tendencia a presentar arritmias del corazón.

- Mejora la sensación de bienestar del organismo.

- Mejora la fuerza muscular y la elasticidad de las articulaciones. Hace desaparecer los dolores osteo-musculares.

En general, la realización de ejercicio físico de intensidad moderada se ha relacionado con mayor supervivencia, y menor tasa de angina de pecho e infartos tanto en personas sanas como en las que ya han presentado problemas cardíacos.

¿Qué ejercicios realizar?.

Ejercicio aeróbico: aquél que le permita empezar poco a poco, mantener el mismo ritmo y disminuir poco a poco. Es importante que implique a grupos musculares grandes y tenga un alto contenido “dinámico”. Por ejemplo: caminar, trotar, nadar, montar en bicicleta, bailar. ¡ Busque una actividad con la que disfrute y láncese!.

El levantamiento de pesas no está recomendado, por el riesgo de desencadenar subidas de tensión arterial, disminución del retorno venoso al corazón y lesiones musculares. En los casos en que se quiere aumentar la fuerza muscular se permite tan sólo levantar poco peso, haciendo muchas repeticiones.

Consejos antes de iniciar el ejercicio físico.

  • Utilice ropa y calzado cómodos. Empiece poco a poco. No se exija ni se ponga metas inalcanzables. Empiece a un ritmo que le permita hablar mientras se ejercita y aumente progresivamente el tiempo que le dedica.
  • Haga estiramientos antes y después del ejercicio. Así evitaremos lesiones.
  • Evite temperaturas extremas.
  • No salga a caminar después de las comidas.
  • Descanse unas horas después de cada sesión de ejercicio.
  • Cuide su alimentación.