El sol es necesario para nuestra salud, para nuestro estado de ánimo y para desarrollar nuestras actividades diarias y de tiempo libre.

Sin embargo, la exposición solar excesiva el principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de piel.