El centro hospitalario amplía los horarios de visita a la UCI, permitiendo el acompañamiento del paciente por un familiar durante gran parte de la tarde-nocheCopia de Hospital

La UCI del Hospital Universitario Virgen Macarena ha llevado a cabo recientemente la ampliación de los horarios de visita a sus dependencias de forma que permite el acompañamiento del paciente por un familiar durante gran parte de la tarde-noche. Con ello, el centro hospitalario sigue apostando por iniciativas que proporcionen, tanto al paciente como a sus familiares, una estancia más confortable en un entorno siempre difícil, así como reducir su angustia y desazón, dentro del marco de desarrollo de planes de humanización en las áreas hospitalarias.

Se trata de una medida que puesta en marcha por la Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Intensivos convencidos tanto por la literatura científica como por los resultados de las encuestas de satisfacción que esta realiza, de que este aumento del tiempo de acompañamiento por un familiar, demanda expresada por muchos de ellos, redundará en beneficio de los pacientes y acelerará su recuperación.

Por ello, se amplía de 3 a 5 pases diarios en diferentes horas del día y de la noche. A este régimen de visitas se podrá acceder siempre que la situación clínica lo permita, con el consentimiento expreso del propio paciente y con las personas que ella o él decidan. Este horario flexible permitirá además a los familiares compatibilizar sus responsabilidades laborales y atender a otros familiares. Los nuevos tramos horarios quedan establecidos en: de 8.30 a 8.45, de 13.45 a 14.30, de 17.00 a 19.00, de 19.00 a 19.30 y de 20.30 a 22.30 horas.

En cada uno de ellos se especifica qué número de familiares pueden pasar, siendo en las franjas horarias más extensa cuando podrá permanecer un acompañante principal.

En el caso de pacientes especialmente vulnerables, como son los menores de edad o las personas con discapacidad grave, se permitirá el acompañamiento permanente por parte de un familiar. Sin embargo, si se dan situaciones en las que haya que llevar a cabo determinadas intervenciones o cuidados, los familiares deberán retirarse hasta que puedan pasar de nuevo.

Para mayor información, se pondrá a disposición de los familiares de pacientes un tríptico donde se especifican las condiciones del nuevo horario y cómo proceder dentro de la UCI, contemplando cuestiones como el derecho a la intimidad y a la confidencialidad.

Además, se está desarrollando un programa que favorezca el sueño nocturno de los pacientes. Para ello, se ha mejorado la iluminación nocturna y se colocarán sensores de ruidos que permitan el descanso del paciente, al que se le ofrecerá antifaces o tapones para los oídos, siempre y cuando su situación clínica lo permita. Los profesionales están convencidos de la importancia del sueño para la recuperación física y anímica del paciente.

Así mismo, se ha empezado también con el Plan de Movilización Precoz, donde los profesionales de la UCI y el fisioterapeuta realizan ejercicios que eviten o aminoren la atrofia muscular, llegando en algunos casos, cuando su estado se lo admita, a caminar por la Unidad, lo cual les proporciona la conexión con la realidad.

En definitiva, con estas y otras iniciativas que se están estudiando implantar próximamente, se trata de hacer más amable y llevadera la estancia del paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos, lo que será también vivido positivamente por sus familiares cercanos. Que el paciente, razón principal de ser del Hospital, se sienta lo mejor posible y con esa mano conocida que le ayuda a conectar con la realidad y le facilita su recuperación.