El error asistencial tiene consecuencias graves para el paciente y su familia, genera un coste asistencial y económico muy elevado, destruye  la confianza del paciente en el sistema y daña a las instituciones y al profesional sanitario, que es, sin duda, su segunda víctima. Por ello, la seguridad del paciente constituye hoy en día una prioridad para las principales organizaciones de salud.

  • ➢ Identificación del paciente
  • ➢ Comunicación durante el traspaso del paciente
  • ➢ Prevención de infección
  • ➢ Gestión de hemoderivados
  • ➢ Prevención de caídas y reducción del daño